crianza, crianza con apego, crianza respetuosa, Sin categoría

Ayudar a gestionar las pataletas.

¿Sabes ese instante en el que tienes prisa y solo piensas en arreglarte, arreglar al peque y salir pitando? Pues justo en esos momentos de estrés, Minisuka es una experta en ponerse a jugar en su cuarto y cuando vas a buscarla para vestirla te dice que NO, que ella no quiere calle y se queda jugando. En ese momento es cuando más tenemos que estar tranquilas, pero yo reconozco que al principio me costaba mucho. Con el tiempo aprendí que es mejor entrar en el juego, ofrecerle una alternativa más seductora que quedarse jugando en casa y por supuesto, cumplirla.

El otro día teníamos cita en el pediatra y habíamos quedado a X hora, cuando quedaban 20 minutos, termine de arreglarme y me tocaba empezar a cambiar a mi hija, que no quería cambiarse el pañal, ni desnudarse. Me tocaba calmarme, intentar explicarle a donde íbamos, con un tono de voz alegre y divertido ( para tratar de que vea mi idea como algo divertido) pero no resulto, asique le dije que después de ir al médico, iríamos al parque con Poly y que tenía que darse prisa porque llegábamos tarde. Esta idea le gusto más , ya que se centro en el parque e iba cantando “vamos al parque” por todo el trayecto. Hay veces que ni por esas quiere y toca mi última baza, que es la abuela.

Minisuka tiene una estrecha relación con su única abuela, mi madre, y siempre quiere ir a verla y es nombrarla y salir corriendo, así que es lo único por lo que deja todo y sale corriendo, y lógicamente, cumplo lo que le digo que vamos a hacer, asique, visito a mi madre muchísimo.

s467yd

Partiendo de que los niños y niñas no cogen rabietas por que les gusta enfrentarte, hacerte un pulso o llorar. Hay que mirar el antes, puede ser que estén cansados, que no hayan dormido bien esa noche, que estén molestos por gases, por falta de hacer sus necesidades, porque no se sienten escuchados,…así que hay que intentar anticiparse a ellas y lo más importante, darle herramientas para que lo puedan gestionar mejor la próxima vez.

Mi hija no suele coger rabietas grandes, las dos veces que las ha cogido, sin motivo, ha sido para poner a prueba mis límites e intente varias técnicas respetuosas:

La primera, me acerque, me agache a su altura, le hable bajito y tranquila y le pregunte por que estaba frustrada, por que se había enfadado; ella comenzó a gritar y llorar más, así que esta técnica, falló con mi hija.

La segunda fue cantarle suavemente para intentar calmarla y acariciarla, esta fue peor que la primera, nos solo grito y lloró, sino que se tiró al suelo y no se calmo hasta pasadas unas horas.

La tercera y la única que me funciono, no solo para calmarla sino para enseñar los límites de los que está bien o está mal, es sentarla en su habitación, en el suelo de puzle y dejarla sola hasta que se calma, me llama, le digo con dulzura que si ya está tranquila y al verla ya tranquila, viene hacia mí y hablamos sobre porque no se puede hacer todo lo que ella quiere, en el momento que quiere y de la forma que quiere; que debe respetar también lo que quieren los demás y que si en ese momento se tiene que salir, más tarde, en otro momento mejor, jugará a lo que quiera.

“Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite.”

También están las rabietas de sueño. Estas ocurren cuando después de un día sin echar siesta y mostrando signos de agotamiento, se duerme en el coche a las 7 de la tarde, la subo durmiendo y así se queda hasta las 9, se despierta llorando y mal porque sigue con sueño, pero tengo que cambiar pañal, poner pijama y limpiar los dientes, así que su enfado aumenta y termina vomitando…he de reconocer que mi hija tiene una facilidad para el vómito asombrosa, en casi todas sus rabietas termina vomitando, hasta en las primeras revisiones de la pediatra, aquello era un show.

bb88a758-e0fb-4041-95b2-25ba60703cf7

Espero que os haya servido de ayuda o por lo menos intentar controlarnos cuando ellos estén enfadados, siempre hay que tener claro que nosotros somos los adulto y debemos ayudar a nuestros hijos a gestionar cada emoción. Hay muchas maneras de hacerlo, pero siempre hay que intentar ser lo más respetuoso y tranquilo, por el bien de nuestros peques.

Anuncios

1 comentario en “Ayudar a gestionar las pataletas.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s